Lunes, 22 Abril, 2024 - 12:45

El Ayuntamiento de Calp ha participado en el primer Foro de Piscifactorías Industriales (Mares de Cambio) celebrado en la isla griega de Poros, un evento en el que Calp ha tenido la oportunidad de explicar su oposición a la ampliación de la piscifactoría.

 

Se trata de un foro en el que se ha debatido la creciente expansión de piscifactorías de peces carnívoros, en especial en las costas de los países de la Unión Europea y ha reunido a activistas, científicos, representantes políticos y ONGs procedentes de cuatro continentes y 14 países.

 

El concejal de Promoción Internacional Marco Bittner ha sido el encargado de explicar la problemática que vive Calp en relación a la ampliación de la piscifactoría, que implica un incremento del número de jaulas de 12 a 45 y que de acuerdo con un informe municipal tendrá un impacto de 450 millones de euros en pérdidas para la economía local. La alcaldesa de Calp, Ana Sala, ha participado a través de un vídeo en el que ha explicado que el consistorio calpino ha presentado un recurso contencioso-administrativo contra dicha decisión y del que se espera conocer su resolución en breve.

 

“El encuentro ha servido para dotar al municipio de nuevas herramientas científicas y legales para evitar el impacto negativo de las instalaciones sobre los vecinos de Calp. Se fragua con ello una colaboración internacional con diversos entes y movimientos sociales de los que Calp toma parte como un miembro más”, ha destacado el concejal de Promoción Internacional Marco Bittner.

 

En estas jornadas, celebradas a partir de la conferencia de los océanos de Atenas (Our Ocean 2024), las ONGs dedicadas al análisis de la cadena alimenticia han denunciado que, en la cría de peces carnívoros como la dorada y la lubina se utiliza una mayor cantidad de pescado que es apto para el consumo humano y más barato y que es extraído de las costas africanas para la elaboración de pienso dejando sin recursos a los nativos.

 

Además, varios biólogos marinos, han expresado su preocupación por la proliferación de especies de dorada genéticamente manipulada por la industria piscifactora que está sustituyendo a la originaria en todo el Mediterráneo. Así mismo, han apuntado que la eutrofización, el vertido de las toneladas de restos, heces y residuos de las granjas marinas, junto al calentamiento de las aguas mediterráneas, están posibilitando la aparición de poblaciones de algas tóxicas, tanto para la fauna local como para el ser humano, como consumidor final de la cadena alimenticia.

 

Por otra parte, multitud de munícipes de las regiones griegas, entre ellas la misma isla de Poros, han señalado prácticas opacas por parte de las empresas que van instalando y ampliando piscifactorías industriales en paradisíacas islas griegas, poniendo en riesgo su atractivo turístico que en muchos casos el mayor sustento de estas comunidades.

 

“Ha sido un espacio de reflexión sobre las repercusión medioambiental y social de la piscifactorías industriales, se han planteado alternativas viables, la obligatoriedad de responsabilidad corporativa y la exigencia de más transparencia”, ha concluido el concejal calpino.