Miércoles, 1 Junio, 2016 - 14:30

* Una mayoría de los participantes se muestra favorable al acondicionamiento de una playa para perros

 

El Departamento de Participación Ciudadana, en el marco de trabajos de Agenda 21 Local, ha finalizado el informe de resultados del proceso participativo por el que se consultaba a los ciudadanos sobre la idoneidad de habilitar un área de playa para perros. En el proceso consultivo, se han recibido un total de 554 contestaciones, de las que 416 se han mostrado favorables a la playa de perros, mientras que 122 se han mostrado contrarios y 16 no se han decantado por ninguna opción concreta.

 

El técnico del Departamento de participación ciudadana indica que los resultados no son concluyentes, puesto que hablamos de un proceso de consulta y no de un referéndum para buscar “mayorías”. No obstante, el técnico señala que las personas interesadas en la playa para perros se han movilizado en mayor medida, participado de forma más activa, denotando a priori un alto nivel de implicación. Ello ha permitido identificar el perfil de los que desean la playa y también ha permitido conocer cuáles son sus preferencias y sugerencias. En cuanto a las personas que se mostraban contrarios a adecuación de este tipo de playas, se ha detectado un importante número vinculado a las posibles molestias por razón de proximidad a sus residencias.

 

Desde el departamento de participación que dirige Carole E. Saunders, también se indica que se ha intentado testar todas las opiniones posibles, incidiendo más allá de buscar la opinión, la posible implicación ciudadana en la gestión del espacio.

 

En el proceso también se preguntó a los participantes sobre el espacio más idóneo para la ubicación, siendo mayoritaria la preferencia por ubicar el servicio en las grandes playas, seguido de la Cala La Manzanera, Cala Puerto Blanco y Les Urques.

El informe recoge también las aportaciones y preferencias de los ciudadanos en su gestión, como la exigencia de limpieza e instalaciones necesarias, aplicar un régimen sancionador importante, la posibilidad de crear un impuesto municipal para compensar gastos dirigidos a los dueños de los perros, realizar campañas de concienciación, identificación de propietarios infractores, y sobre todo que la acción pueda ser reversible en caso de que la experiencia no sea satisfactoria.

 

El documento de conclusiones será publicado en la página web municipal y servirá como base de estudio para realizar el proyecto de creación de la playa para perros. Es por ello que el Departamento de Territorio, del que es responsable la concejal Ana Sala, baraja ahora la posibilidad de abrir un espacio en la Cala de Les Urques, con el fin de no comprometer la bandera azul de las playas más grandes. Por ello, la concejal se pondrá en contacto con la Dirección General de Costas, para solicitar los permisos y estudiar de este modo la posibilidad de poder actuar en una cala, ya que a día de hoy, ésta no estaría preparada para recibir el servicio.