Miércoles, 15 Junio, 2016 - 09:15

El pleno de Calp aprobó ayer con los votos a favor del gobierno la VPT (Valoración de puestos de Trabajo) y la RPT (Relación de Puestos de Trabajo) de modo inicial. Los documentos son una reivindicación histórica de la plantilla municipal para conseguir la estabilidad laboral. Están negociándose desde 2014 y están aprobados por todos los sindicatos con representación en la mesa de personal, a excepción de los dos de la policía.

 

El alcalde, César Sánchez, asumió el compromiso con este colectivo, que estuvo  presente durante la aprobación en el pleno, de no aprobar la VPT de modo definitivo hasta no conseguir tener la mayoría de puntos acordados con los trabajadores de la Policía local. Ahora se abre un periodo de alegaciones de 40 días para poder modificar el texto. La VPT destina 700.000 euros al capítulo de personal. 2,3 millones se distribuyen en complemento específico entre toda la plantilla pero atendiendo a puesto laboral y trabajo desempeñado. El trabajador que vea mermado el salario recibirá de modo transitorio un complemento personal para compensar. La VPT corrige desigualdades salariales y, sobre todo, situaciones injustas entre trabajadores.

 

El pleno solicitó por unanimidad a la dirección general de Patrimonio Cultural de la Generalitat Valenciana la declaración de los Banys de la Reina como Patrimonio Cultural. El ayuntamiento ha establecido un calendario de reuniones para dar con una solución de modo definitivo, tras 20 años de trámites. Se intenta conseguir una declaración de Bien Cultural que solucione la situación con los propietarios y con el ayuntamiento como bien municipal patrimonial. Se insta a la Generalitat a que informe o llegue a una declaración para poder dar solución definitiva a este conjunto patrimonial, ha informado la portavoz municipal.

 

La propuesta del Grupo Municipal Sí Se Puede sobre adoptar medidas referentes al Día del Orgullo obtuvo el respaldo del pleno por unanimidad con una enmienda que sustituye el uso de una bandera en el balcón municipal por el uso de cartelería que promocione este día. El motivo alegado es que el balcón tiene limitado el uso de banderas de cualquier tipo.

 

La propuesta del Grupo Municipal Sí Se Puede sobre adoptar medidas para eliminar el Bou Embolat i Encaixonat no prosperó porque tal y como informó el presidente del pleno en funciones en ese momento, Manuel Cabrera, no es necesario este año ya que el gobierno consensuó con los festeros  que no se  celebre Bou Embolat en estas fiestas. Además, se instó al Consell, competente en esta legislación, para que se pronuncie al respecto de la prohibición y en tercer lugar se anunció una consulta popular para que se decida su celebración de cara al próximo año.