Lunes, 16 Noviembre, 2015 - 12:30

Francisco Molines Baldó es polícia local y, desde el lunes 9 de noviembre, presidente electo de la Cruz Roja de Calp. Lleva dedicado al servicio público desde los 16 años cuando se hizo voluntario en la Cruz Roja. En su nueva etapa como presidente tiene como objetivo principal reforzar el número de voluntarios y especialmente llegar a los jóvenes.

 

 

La profesión a la que usted se dedica es un servicio público, ya que es policía local, al igual que su colaboración con Cruz Roja. ¿Siempre ha tenido ese espíritu altruista?¿Cuándo comenzó a colaborar con Cruz Roja?

 

Antes de ser policía, ya participaba con Cruz Roja, llevo como voluntario desde los 16 años. Hice la mili en Calp con la Cruz Roja, y ejercía como jefe de mis compañeros y de los voluntarios gestionando las playas y emergencias, con las ambulancias. Al comenzar a trabajar como policía, dejé un poco de lado a la organización pero sin desvincularme. Hace dos años, el presidente de Cruz Roja de entonces, Valentín Torrado Iborra, me comunicó que tenía que dejar el cargo antes de tiempo, un año antes, ya que su candidatura acababa en 2015 . El había pensado en mí para el puesto, y yo acepté la propuesta. Entonces, con el visto bueno de la Cruz Roja Nacional ejercí como presidente de forma temporal. De mayo a septiembre tuvo lugar el proceso electoral, por parte del Comité, en el que salí elegido como presidente de Cruz Roja jurando el cargo el pasado 9 de noviembre en Alicante.

 

Dentra de las numerosas áreas que gestiona Cruz Roja, como puede ser socorro, juventud o personas vulnerables, ¿en cuál se ve más involucrado e intersado y por qué?

 

Juventud sobre todo, ya que es el futuro de Cruz Roja. Por ello, estamos intentando reforzar el número de voluntarios dedicados a esta área, por ejemplo, entre nuestros proyectos queremos dar charlas en los colegios de asuntos como el medio ambiente, e involucrar a los jóvenes haciendo actividades como acampadas. Nuestro objetivo es, por tanto, fomentar el número de voluntarios. Por otro lado, tenemos un proyecto para evitar el fracaso escolar que ha empezado este año, va dirigido a los adolescentes en familias con problemas para ofrecerles apoyo escolar.

 

El 9 de noviembre tomó posesión como presidente de Cruz Roja de Calp. Cuéntenos un poco los proyectos que tiene para el futuro.

 

Pues ahora tenemos un problema con el servicio de emergencias, con respecto a los voluntarios. Ha cambiado la normativa nacional, y ya no se puede ofrecer el servicio de ambulancia sin una titulación específica. Antes con la formación en socorrismo y el carnet de conducir bastaba, pero ahora requieren el grado medio de técnico en socorros y emergencias. Así que por el momento estamos trabajando con gente contratada mientras se forman nuestros voluntarios, ello conlleva un mínimo de dos años de formación. A nivel local, estamos intentando reforzar juventud, como había comentado, e intentar captar voluntarios para cubrir los numerosos proyectos que tenemos en Cruz Roja enfocados a personas mayores, familias sin hogar, inmigrantes, o cualquier persona que necesite ayuda, no discriminamos por raza, ni por sexo o religión. Este verano, ayudamos a una familia de nacionalidad rumana compuesta por un matrimonio y un bebé, que quería regresar a su país y no tenía los medios necesarios. Nosotros, a través de los diferentes proyectos que hay en Cruz Roja, gestionamos la documentación y desde Alicante se les proporcionaron los billetes para volver a su país con su familia.

Ahora estamos trabajando, desde la sede de Alicante, para ofrecer soluciones a los refugiados sirios.

La presidenta de la Cruz Roja de Guardamar está como voluntaria en una isla de Grecia, ayudando. Por otro lado, estamos en trámites para la adquisión de un local en el que se instalará la nueva sede y se englobará todo allí, la ludoteca para los jóvenes, un áula de formación para impartir nuestros cursos, alimentos, ropa y toda la unidad administrativa.

 

 

¿Qué cambios planea efectuar o que mantendría intacto con respecto a las acciones que realiza Cruz Roja en la localidad?

 

Uno de los pilares fundamentales en Calp es el tema de socorros y ambulancias. Queremos mantener el servicio sanitario y poder atender a todas las personas que lo requieran, ya que el pueblo crece cada vez más y hay más gente a la que cuidar. Para ello contamos con el apoyo económico del Ayuntamiento sin el cual no podriamos mantenernos, ya que el servicio de ambulancias 24 horas tiene un coste muy elevado. La gente, por regla general, está contenta con el servicio que ofrece Cruz Roja, así que lo que nos interesa es continuar, si algo funciona bien hay que mantenerlo. En cuanto a cambios, sabemos que Calp tiene sus limitaciones, no vamos a empezar más proyectos de los que podamos abarcar. Este año, a diferencia de años anteriores, se quieren hacer charlas en institutos y colegios para concienciar a cerca del medio ambiente, como el tema del reciclaje.

 

¿Qué colectivos son los que se ven más afectados con la situación actual de crisis económica?

 

Las personas más desfavorecidas, sobre todo. Las familias que, por desgracia, dependen de un sueldo o están en paro y aquellos que carecen de ayudas. Ellos nos piden ayuda a nosotros porque necesitan comida, ropa o tienen que pagar recibos de luz, agua o alquiler y no pueden. Desde que empecé como voluntario con 16 años hasta ahora nunca habíamos tenido tanta necesidad de ayuda.

 

El año pasado, ayudamos a un total de 1050 personas, en todos los ámbitos, incluyendo los miembros de las familias. Cruz Roja lleva en Calp más de 40 años, y ha tenido sus subidas y bajadas como todos, pero siempre ha sido una fuerza potente en el pueblo y se ha mantenido gracias a los voluntarios y a las entidades privadas y públicas.

 

Por último, ¿cómo afronta este cargo de responsabilidad, en la presidencia de Cruz Roja?

 

Es un cargo que conlleva una gran responsabilidad. Cruz Roja tiene un nombre y un prestigio a nivel mundial, y aunque sea presidente a nivel local, detrás hay unas siglas que represento y que he de respetar. Hay muchos voluntarios, muchos socios y proyectos, y al final el último responsable eres tú, a pesar del apoyo de la directiva. Pero se afronta con ilusión, con muchas ganas y con el apoyo de la familia. Para mi es una satisfacción personal poder ayudar a la gente que lo necesita, ver que de verdad se obtienen resultados te llena.