Jueves, 12 Noviembre, 2015 - 08:30

El gobierno municipal está empezando a adquirir mediante convenios el suelo necesario para construir las rotondas que darán acceso desde la N332 al municipio y que ya cuentan con el visto bueno de la Demarcación de Carreteras. Esto supone la mejora de las infraestructuras municipales y la eliminación de uno de los puntos más peligrosos de la circulación vial en los accesos en la Red de carreteras del Estado.

 

Las dos rotondas medirán 60 metros, según el diseño que está en exposición a la espera de ser licitado e iniciadas las obras por parte del ayuntamiento. Una de las rotondas se situará en la confluencia de la avenida Generalitat Valenciana con la carretera nacional, en el que supone uno de los puntos negros del municipio, y la otra rotonda se ubicará un poco antes de la confluencia de la carretera nacional con el vial conocido como carretera dels Lleus.

 

La importancia de estas actuaciones radica tanto en cuestiones de seguridad vial como en que se facilitará la accesibilidad de las urbanizaciones situadas en el norte del municipio a las que hay que acceder atravesando la carretera. Además, al conectar una de las rotondas con la avenida Generalitat y la avenida Felipe VI (vial J), se facilitará el tráfico rodado dentro del centro urbano.

 

El acceso norte a Calp sigue siendo el mismo que en los años 80, en la actualidad con el triple de población esta iniciativa resolverá problemas importantes de tráfico y accesibilidad y mejorará la calidad de vida de los ciudadanos.