Campus d'Excel·lència Empresarial Casa Nova.
klips.png
Proyectos innovadores en el ámbito de la resilencia económica, la promoción económica y el desarrollo local - Bloque 1.png
Proyectos innovadores en el ámbito de la resilencia económica, la promoción económica y el desarrollo local - Bloque 2.png
Proyectos innovadores en el ámbito de la resilencia económica, la promoción económica y el desarrollo local - Bloque 3.png
Proyectos innovadores en el ámbito de la resilencia económica, la promoción económica y el desarrollo local - Bloque 4.png
Proyectos innovadores en el ámbito de la resilencia económica, la promoción económica y el desarrollo local - Bloque 5.png
Jueves, 11 Febrero, 2016 - 12:45

El pintor ilicitano Francisco Sánchez San Juan expone hasta finales de mes “Lápices de colores” en la Sala de Exposiciones, esta es una oportunidad única para acercarnos al surrealismo romántico de este peculiar autor que afirma que exponer en Calp es un placer.

 

-¿Cómo definiría su estilo?

-Mi estilo es surrealista, es un estilo muy personal que se inspira en el Bosco o Brueghel, autores muy complicados pero que me gustan mucho. Yo pinto un cuadro y no sé cuando ni cómo voy a acabar, experimento con técnicas y colores, pinto sobre otros colores, etc. Si tengo que definir mi estilo, básicamente diría que es surrealista.

 

-¿Cómo se inició en la pintura?

-Pinto desde siempre, con 9 o 10 años ya les decía a mis hermanas que quería ser pintor. Empecé sólo, compré unas pinturas y un lienzo y empecé de manera autodidacta, más tarde asistí a clase de dibujo con profesores y me fui formando. Tengo preparada una exposición de dibujo pero hoy lo que se lleva es el lienzo y el dibujo ha quedado en un segundo plano, a pesar de que es fundamental. Se puede dibujar siendo abstracto, hoy lo abstracto no es moderno.

 

-¿Dónde encuentra su inspiración?

-En todo, en los pequeños detalles del día adía, en una conversación, en lo que observo, hasta en lo más insignificante. El pintor siempre está observando y yo voy a puntando las ideas de las que luego saco la inspiración para resolver un cuadro. También me inspiro en otros autores. El pintor surrealista no se enseña, la realidad es otra. El cuadro tiene una explicación muy personal, incluso para el que observa el cuadro, por ello hay que contemplarlo detalladamente y de ahí cada cual extrae su propia impresión y explicación.

Por otra parte, en mis cuadros aparecen detalles que pertenecen a mi infancia y que afloran en el proceso creativo, lugares, objetos como las granadas, las palmeras o los arenales tan propios de mi tierra.

 

-¿Cuáles son sus próximos proyectos?

-Quiero seguir pintando hasta que no pueda más, además tengo la posibilidad de exponer en París, he mostrado algunas de mis obras y hay interés así que voy a intentar exponer allí.