Martes, 21 Julio, 2015 - 09:30

El pleno del Ayuntamiento de Calp aprobó en la última sesión plenaria un convenio suscrito con el ayuntamiento de Benissa donde se regula el suministro de agua, de modo extraordinario y puntual, ante la grave situación de sequía por la que atraviesan diversos municipios de la Marina Alta. Los responsables politicos alegaron principios de “solidaridad y vecindad” para defender un convenio que, en caso de que Benissa lo precise, suministrará hasta 1.000 metros cúbicos de caudal a la población al día entre los meses de julio y septiembre.

 

Calp carece de problemas de suministro, en virtud de una concesión otorgada por la Confederación el día 11 de febrero de 2013 a favor de la Mancomunidad de Calp, Murla y Vall de Laguard del Pozo Lucifer y también dispone de una desaladora en el Barranc Salat. Calp, tiene excedente, como se explicó en el pleno, aunque desde el ayuntamiento se apela al consumo responsable del agua y se han hecho llamamientos a la población para evitar que sea malgastada como bien escaso que es.

 

Benissa, por su parte, presenta una situación grave, debido a bajos niveles piezométricos que presentan sus acuíferos en explotación a causa de la prolongada sequía de los últimos años.Cabe señalar que el convenio recoge que este suministro será cedido siempre y cuando sea necesario para la población de Benissa, supervisado por los técnicos municipales, según las consideraciones técnicas que indiquen y todos los gastos derivados serán asumidos por Benissa.