Miércoles, 24 Junio, 2015 - 09:30

El próximo viernes, 26 de junio, Calp celebrará una nueva jornada de donación de sangre “Festers Solidaris” organizada por el Centro de Transfusiones de Alicante y el Ayuntamiento de Calp con la colaboración especial de la Asociación de Moros y Cristianos Santíssim Crist de la Suor, la Asociación local de Donantes de Sangre y Cruz Roja Española.

 

La Asociación de Moros y Cristianos invita a los festeros asociados a que se involucren en esta actividad y participen en las donaciones de sangre. Las extracciones se realizarán en la Kábila de Mascarats (carrer de Fora) a partir de las 17:00 horas y hasta las 21:00 horas. En la calle se dispondrá los tradicionales bocadillos y refrescos que se ofrecen tras las donaciones.

La provincia necesita 300 bolsas de sangre al día y en verano las donaciones disminuyen pero las necesidades de sangre aumentan. Para donar sangre es necesario tener entre 18 y 65 años y pesar como mínimo 50 kilos, se puede dar sangre hasta 3 veces al año en caso de las muejres y hasta cautro veces en caso de los hombres. Una donación puede llegar a salvar tres vidas y los tipos de sangre que más se necesitan son el A+ y 0-.

 

En la actualidad no se ha conseguido desarrollar sustitutos que permitan prescindir de este tejido biológico que es la sangre. Por tanto, la donación de sangre es un acto que permite mejorar la calidad de vida o incluso salvar la vida de otras personas. No supone riesgo alguno para el donante, que debe reunir una serie de condiciones, hallándose en todo momento bajo supervisión médica cualificada y atendido durante el proceso por personal de enfermería. Unos pocos minutos de tu tiempo pueden representar años de vida para otra persona.

 

Se recomienda que las mujeres donen sangre un máximo de tres veces al año y los hombres, un máximo de cuatro, siempre respetando un intervalo de dos meses entre donación y donación. A diferencia de un análisis de sangre, cuando hacemos una donación no es necesario estar en ayunas. Incluso es recomendable haber tomado una comida normal.