Viernes, 17 Junio, 2016 - 09:00

El alcalde de Calp, César Sánchez, ha enviado al director general de Obras Públicas, Transporte y Movilidad, Carlos Domingo Soler, un escrito en el que le informa de la recogida de firmas de los vecinos de Puerto Blanco (unas 360 personas) contra las obras de emergencia que ha iniciado la conselleria para reformar el dique de abrigo.

 

El alcalde transmite la disconformidad de los vecinos por el inicio de las obras, en plena campaña estival, y la solicitud de un aplazamiento hasta el fin de la temporada turística. Los vecinos argumentan que en ningún momento fueron informados del inicio de las obras, por lo que no han podido argumentar a conselleria la merma económica que puede suponer para los negocios el impacto por las obras que pueden tener en la zona afectada.

 

Además de los trastornos que se producen por el movimiento de tierras, excavaciones, tránsito de vehículos, cortes de accesos y paso de viandantes, el único camino de acceso a Puerto Blanco quedará cortado por Maryvilla, lo que provocará que deba entrarse a la urbanización por Altea mientras duren las obras. Un trastorno para los vecinos residentes en la zona y los que van a pasar las vacaciones allí.

 

También, se verán afectados los alquileres turísticos, las agencias de viajes, residenciales y la playa, ya que es probable que las tierras y los movimientos de arenas se deslicen hasta el mar.

 

Los propietarios quieren evitar el impacto negativo en la economía y solicitan, a través del apoyo municipal el retraso de las obras hasta el término de la temporada estival, a fin de no mermar la economía local cuyo principal motor es el turístico.

 

El alcalde ha respaldado la iniciativa y ha transmitido la preocupación de este sector vecinal a la conselleria a la espera de que puedan considerar la petición y poder comprender a los afectados y trazar un nuevo calendario de trabajo en Puerto Blanco.