Campus d'Excel·lència Empresarial Casa Nova.
¿Te imaginas poder disfrutar de infinitas actividades en familia?
DÍA DE LA FAMILIA
¡No te pierdas nada!

La impresión y el trazo se dan la mano en la exposición conjunta de Jose Daroca y David Biglands

Jueves, 16 Julio, 2015 - 13:15

La sala de exposiciones del Ajuntament Vell acoge hasta final de mes de una exposición a dos bandas, José Daroca y David Biglands muestran sus obras y con ellas dos estilos y temáticas que pueden parecer antagónicos pero que en realidad se complementan y enriquecen, frente a la impresión pura de Daroca el trazo limpio de Biglands, dos amigos que cumplen con su ilusión de exponer juntos.

 

José Daroca, conocido en el mundo empresarial de la enmarcación como Pepe Davent, proviene de una familia de afamados pintores, creció jugando entre los lienzos y las pinturas de su padre, un conocido artista del paisajismo y del naif del siglo XX.

 

El pintor considera el proceso de creación como un proceso muy amplio “un cuadro engloba mucho más de lo que ve el espectador, en cada cuadro hay una vivencia, una historia particular, un estudio previo en el que el sentimiento lo es todo”, defiende un arte personal e intuitivo, donde predomina la expresión o el sentimiento.

 

Daroca experimenta constantemente, utiliza técnicas propias, creando fondos de pan de oro, introduciendo materiales novedosos pero siempre con predominio del óleo y sobretodo del color que para él tiene más importancia que la propia forma. “En cada cuadro sabes cómo empiezas pero no cómo acabas, me siento muy mediterráneo y al mismo tiempo me inspiro en las vanguardias de principios del siglo pasado”.

 

José Daroca ha presentado y difundido su obra personalmente en su galería o a través de su marchante de arte, no ha sido demasiado amante de las exposiciones aunque destaca la autoexigencia que conlleva organizar una exposición. Muchas de sus obras están ya en algún rincón del mundo porque José Daroca Rizo, tiene una sensibilidad extrema, que emociona y conecta con la gente.

 

David Biglands es un jubilado británico que estudió arte y diseño, se dedicó durante años a la publicidad como ilustrador antes de convertirse en profesor de bellas artes. Ha expuesto en diversas galerías y sus obras se encuentran en colecciones privadas en Europa, EE.UU. y Australia.

 

Pasa largas temporadas en el Mediterráneo que le sirve de inspiración. Su punto de partida es la composición clásica de figuras en los paisajes, que somete a su propia visión de la realidad, para transmitir su atmósfera del lugar y la luz. Utiliza la témpera, el pastel y la plumilla y capta la luz mediterránea de una manera muy particular y su trazo es perfecto y limpio.

 

Esta exposición es el resultado de dos conceptos diferentes, de dos maneras distintas de entender la pintura pero lejos de crear discordancia enriquecen la visión del visitante.